logo
Biografía
English version
 
Yungay (1960)
Luis Rojas Marcos nació en Sevilla en 1943, de madre cántabra (Valle de Liendo) y padre sevillano. Fue un niño de temperamento inquieto, distraído y curioso y tuvo problemas de aprendizaje. Cursó la enseñanza primaria con dificultad en los colegios de Portaceli y del Santo Ángel (Sevilla).

A los catorce años comenzó a mejorar su rendimiento académico, lo que le permitió completar los estudios de bachillerato. Dotado de talento natural para la música, aprendió de pequeño a tocar el piano, la guitarra y la batería, el instrumento ideal para un niño hiperactivo.
Yungay (1960)
En 1958 fundó con un grupo de amigos el Cuarteto Yungay (nombre de un pequeño pueblo de Perú), el primer conjunto musical andaluz, en el que tocaba la batería. Durante los próximos cinco años combinó los estudios de bachillerato con las actuaciones del popular cuarteto en salas de fiesta y programas locales de radio.1

Desde muy joven tuvo vocación de médico fomentada por las historias que su madre le contaba sobre su abuelo materno, médico rural en Santander.

En 1968, a los veinticuatro años y recién icenciado en Medicina por la Universidad de Sevilla, emigró a Nueva York, donde reside desde entonces y se dedica a la medicina, la psiquiatría y la salud pública.

Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Bilbao (1975) y en Ciencias Médicas por la Universidad del Estado de Nueva York (1977), se especializó en psiquiatría en el Hospital Bellevue y la Universidad de Nueva York (1969-1972).

En 1972 fue premiado por el Instituto Nacional de Salud Mental estadounidense con una beca de tres años para investigar los efectos de la barrera del lenguaje en inmigrantes enfermos mentales que tenían dificultad en expresarse en inglés. Sus estudios pioneros demostraron por primera vez que la barrera del lenguaje distorsiona la comunicación de estos inmigrantes con los médicos, hasta el punto de que los exámenes realizados por psiquiatras sin ayuda de intérpretes en inglés no son fiables y dan lugar a diagnósticos inexactos y tratamientos erróneos. Sus investigaciones fueron publicadas en las revistas científicas más prestigiosas de Estados Unidos.2

La divulgación de los resultados, unida a su trabajo para concienciar a los legisladores del problema, lograron que el Municipio de la ciudad de Nueva York promulgara la Ley de Intérpretes en las Urgencias, por la que se obliga a todos los hospitales de la ciudad a disponer de intérpretes para que los médicos puedan comunicarse con los pacientes inmigrantes que no hablan inglés en su lengua materna.3
Edward Koch (1985)
En 1981, fue nombrado por el alcalde de Nueva York, Edward Koch, Director de los Servicios Psiquiátricos de los once hospitales generales, servicios de urgencias y ambulatorios de la gran urbe. En esos años, las ciudades estadounidenses y europeas empezaban a sufrir las duras consecuencias del cierre apresurado y masivo de hospitales psiquiátricos, siguiendo las políticas de desinstitucionalización. Por ejemplo, en 1955 los psiquiátricos estadounidenses albergaban 552.150 enfermos crónicos graves mientras que en 1980 sólo sumaban unos 150.000, pese a la escasez de servicios de salud mental en las comunidades. Como consecuencia, miles de enfermos mentales malvivían en las calles, bajo los puentes y en los túneles del metro de las ciudades sin un hogar donde protegerse y sin recibir cuidados médicos muy necesarios.4

La contribución más reconocida de Rojas Marcos en este cargo fue la creación de Proyecto Ayuda (Project HELP), el primer servicio médico móvil para atender y hospitalizar a enfermos mentales graves desamparados sin techo.5

Psiquiatras, profesionales de enfermería y trabajadores sociales integraban la unidad móvil que examinaban a los enfermos en la calle. Solo en el primer año, el Proyecto Ayuda atendió a más de 500 personas sin hogar y hospitalizó a 298 enfermos graves que recibieron atenciones médicas y psiquiátricas muy necesarias. Fue un programa pionero que ha servido de modelo para centros urbanos tanto estadounidenses como de otros países.6

Con el asesoramiento de Rojas Marcos, el efecto multiplicador del Proyecto Ayuda ha sido espectacular. En 2016 Nueva York cuenta con 24 equipos interdisciplinares móviles de salud mental especializados en crisis que atienden anualmente a 11.500 enfermos.7

Más allá de Nueva York, Proyecto Ayuda ha servido de modelo para numerosos centros urbanos. Hoy, las ciudades más pobladas de EE UU cuentan con unidades de crisis móviles para atender a enfermos mentales sin hogar.8

En Europa, también con su asesoramiento, desde principios de la década del 2000, la mayoría de las grandes ciudades ofrecen estos servicios.9

En España, estas unidades móviles operan en varias comunidades como la Comunidad de Madrid, Cataluña, el País Vasco, Málaga y Valencia.10 11

En 1992 el entonces alcalde de la ciudad, David Dinkins, designó a Rojas Marcos Commissioner of Mental Health o máximo responsable de los servicios municipales de salud mental, alcoholismo y drogas.12
David Dinkins (1992)
Sus múltiples intervenciones públicas en favor de los servicios comunitarios de salud mental contribuyeron decisivamente a que en Diciembre de 1993 la legislatura estatal neoyorquina promulgara la ley de Reinversión en la Salud Mental de la Comunidad. Esta ley establece el compromiso legal del gobierno de crear servicios de salud mental en la comunidad.13

En este puesto, además, se distinguió por crear y financiar los primeros programas de salud mental específicos para las comunidades inmigrantes hispanoamericana, china, rusa y caribeña de la ciudad. También desarrolló el reconocido programa Choose to de-fuse para la prevención de violencia en los colegios públicos de la ciudad.

En 1995 Rojas Marcos fue nombrado por un tercer alcalde −Rudolph Giuliani− para presidir el Sistema de Sanidad y Hospitales Públicos de Nueva York.16
Rudolph Giuliani (1995)
Su área de competencia incluía los dieciséis hospitales municipales y la red de ambulatorios de la ciudad. El Sistema contaba con una plantilla de cuarenta y tres mil empleados y un presupuesto anual de cinco mil millones de dólares Durante sus seis años de mandato la calidad de los servicios sanitarios de la ciudad alcanzaron niveles sin precedentes, y por primera vez se hicieron innecesarias las subvenciones estatales.17 18

Por ser miembro del Consejo de Control de Emergencias de la ciudad, Rojas Marcos vivió muy de cerca los devastadores ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas.19

Como responsable del Sistema de Salud y Hospitales Públicos de la ciudad jugó un papel fundamental en las atenciones médicas y psicológicas a las víctimas y a sus familiares. Posteriormente plasmó su experiencia personal en la obra Más allá del 11 de septiembre (Espasa, 2002). Como él mismo explica, estos aterradores sucesos solidificaron su convencimiento de que no basta con curar enfermedades, sino que es primordial identificar y fortalecer las cualidades naturales del ser humano que ayudan a superar las adversidades y contribuyen a una vida saludable y completa.20
11-S (2001)
En 2005, Rojas Marcos fue nombrado por la Asamblea Estatal de Nueva York miembro del Consejo de Medicina, el organismo oficial que regula la profesión médica en dicho estado. Tres años después fue designado por el mismo órgano miembro del Consejo para Educación en Cuidados Paliativos. Además, es miembro de la Academia de Medicina de Nueva York y miembro distinguido vitalicio de la Asociación Americana de Psiquiatría.

Con su reconocido estilo llano y claridad expositiva, Rojas Marcos ha sabido divulgar los retos a que se enfrenta el bienestar de los pueblos, como la violencia, las drogas, las epidemias, la pobreza, el racismo, el terrorismo y el estigma de la enfermedad mental. Sus más de 120 artículos de opinión y ensayos, en su mayoría publicados en el diario El País, han sido recopilados en tres volúmenes: La ciudad y sus desafíos (Espasa 1992), Latidos de fin de siglo (Espasa 1996) y Antídotos de la nostalgia (Espasa 2003).

Igualmente, las obras publicadas de Rojas Marcos confirman los beneficios de las funciones ejecutivas, y la perspectiva optimista a la hora de enfrentarnos y superar las adversidades que inevitablemente nos impone la vida. Entre sus libros en castellano, traducidos a múltiples lenguas, destacan: La pareja rota (Espasa 1994), Las semillas de la violencia' (Premio Espasa Ensayo 1995), Nuestra felicidad (Espasa, 2000), La fuerza del optimismo (Aguilar, 2005), La autoestima, (Espasa, 2007), Corazón y mente, en colaboración con el cardiólogo Valentín Fuster (Planeta 2008), Superar la adversidad (Espasa, 2010) y Eres tu memoria (Espasa, 2011).

En España, Rojas Marcos  asesora y apoya a instituciones dedicadas a temas sociales y de salud pública. Ha sido patrono de la Fundación “la Caixa” (2000-2010) y actualmente es patrono de honor de la Fundación ADANA (Ayuda Déficit Atención Niños, Adolescentes y Adultos). Precisamente, el trastorno por déficit de atención o TDAH es un tema de especial interés personal para Rojas Marcos, pues lo sufrió en su propia infancia y adolescencia. Reconocido oficialmente en 1994, el TDAH es una alteración neuropsicológica con un componente hereditario que, en su opinión, clama por el debido apoyo sanitario, escolar y social.21

Rojas Marcos es Doctor Honoris Causa por las universidades de Ramón Llull (2013), del País Vasco (2014) y de Burgos (2015). Miembro de honor de la Sociedad Española de Psiquiatría, Rojas Marcos es Académico de Honor de la Real Academia de Medicina de Sevilla (2011). En 2000 fue nombrado académico de la Real Academia Europea de Doctores.
New York Maratón (2003)
En 1996 el Gobierno de Andalucía le concedió la Medalla de Andalucía “por ser un ejemplo de dedicación y entrega en beneficio del bienestar y progreso de la sociedad”. En 2003 el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España le otorgó la Medalla de Honor de la Emigración “por su abnegación, esfuerzo y trabajo personal en favor del emigrante”, y en 2010 el Gobierno español le concedió La Medalla de la Orden de las Artes y las Letras de España en reconocimiento a la proyección internacional de su trayectoria médica y literaria.22

En 2013, Rojas Marcos recibió el Premio Gabarrón Internacional de Ciencia e Investigación “por sus investigaciones durante cuatro décadas en el campo de la Psiquiatría y sus contribuciones a la ciencia y a la sociedad que han permitido grandes avances en el tratamiento de la enfermedad mental”.23

En la actualidad, Rojas Marcos compagina su labor académica como profesor de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York con la gestión, como director ejecutivo, de Médicos Afiliados de Nueva York, la organización sin ánimo de lucro compuesta de 3.500 médicos y profesionales de la salud que prestan sus servicios en seis hospitales públicos y en las diez cárceles de la ciudad.
11-S (2001)
Padre de cuatro hijos (Laura, Bruno, Joseph y Carolena) y abuelo de tres nietos (Luis, Belén y Rafael), Luis Rojas Marcos es aficionado a la música, a escribir ensayos, pasear en moto, jugar con su pastor alemán Charlie, y hacer footing —lleva corriendo el maratón de Nueva York 23 años consecutivos.
 
2 Luis R. Marcos y otros: The language barrier in evaluating Spanish-American patients.
Archives of General Psychiatry, 29:655-659, 1973.
3  Luis R. Marcos Language Hurdles to Psychiatric Help. The New York Times, 14 de marzo, 1980.
4 Luis R. Marcos y otros: Taking the suspected mentally ill off the streets to public general hospitals. The New England Journal of Medicine, 315:1158-1161, 1986.
5 Josh Barbanel: “Mentally Ill Homeless Taken Off of New York Streets,” New York Times, Oct 29, 1987 A1.
6 Luis R. Marcos, y otros: Psychiatry takes to the streets: the New York City initiative for the homeless mentally ill, American Journal of Psychiatry, 147:1557-1561, 1990.
9 De Clerq M, Dubois V.: Crisis intervention models in the French-speaking countries. Crisis, 22:32-8, 2001.
10 María I. Vázquez Souza: El programa de atención psiquiátrica dirigido a enfermos mentales sin hogar. Estudios de Psicología, 16, 353,362, 2011.
11 Luis Miguel Martin López y otros: Las Urgencias psiquiátricas. El programa E. M.S.E. Barcelona. Archivos de Psiquiatría 70:223-232, 2007.
12 James McKinley: Dinkins names Commissioner of Mental Health. The New York Times, 17 de junio, 1992.
13 Help for the Mentally Ill. Editorial. The New York Times, 3 de Julio, 1993.
16 Kimberly J. McLarin: Man in the News; Savvy Troubleshooter -- Luis Rojas Marcos. The New York Times, 3 de septiembre 1995.
17 Randy Kennedy: The Healer of Injured and Ailing Hospitals. Luis Rojas Marcos. The New York Times, 4 de noviembre ,1999.
18 Esther B. Fein: New York Hospitals Agency Showing Financial Strength. The New York Times, 4 de abril, 1997.
19 Dan Barry: A Day of Terror: Hospitals. The New York Times, 12 de septiembre, 2001